Como consultor de la comunidad de accesibilidad de Siteimprove y como usuario totalmente ciego de un lector de pantalla, me suelen preguntar qué me parecen las superposiciones de accesibilidad. Llevo 35 años utilizando un lector de pantalla, así que puedo afirmar que no son la solución de accesibilidad que dicen ser.

¿Qué son las superposiciones de accesibilidad?

Las superposiciones de accesibilidad son soluciones adicionales automatizadas que hacen correcciones de accesibilidad mediante fragmentos de JavaScript directamente en los sitios web, en vez de actualizar el código fuente. Habitualmente se presentan en forma de barras de herramientas, plugins, aplicaciones o widgets. También existen soluciones de superposición personalizadas, que están hechas a medida y prometen resolver los defectos de los sistemas de publicación mejor que las herramientas genéricas de superposición. Aunque estas soluciones personalizadas son específicas para el código de un sitio, no cambian el código existente.

Decorative image

Las superposiciones no son una solución milagrosa para la accesibilidad

He encontrado superposiciones en varios sitios web. La mayoría afirman ser la «panacea» de la accesibilidad. Dicen que si aplicas un simple JavaScript a tu sitio web, se resolverán todos los problemas de accesibilidad y cumplirás con las directrices WCAG 2.1. Suele ser bastante barato implementarlas en la mayoría de casos. Por eso, algunas empresas se ven tentadas a utilizarlas como su principal solución de accesibilidad, en lugar de dedicar el tiempo y los recursos necesarios a llevar a cabo auténticas reparaciones de accesibilidad.

Las superposiciones hacen pensar a las partes interesadas que no tienen que preocuparse por la accesibilidad

La popularidad de estas herramientas de superposición va en aumento a medida que las empresas se dan cuenta de que necesitan tener un

sitio web accesible (por motivos legales o éticos), pero carecen de los recursos o conocimientos para abordar adecuadamente los problemas de accesibilidad. Para evitar demandas en relación con sus leyes de accesibilidad nacionales, recurren a las herramientas de superposición como una solución aislada, algo que no sorprende ya que prometen una solución eficaz y sencilla.

La realidad es que estas herramientas tienen un alcance limitado y no ofrecen una solución que cumpla íntegramente con las directrices (cada vez hay más demandas contra empresas que utilizan plugins de superposición).

Utilizar superposiciones es como poner una tirita, no ofrecen una solución real a los problemas de accesibilidad, aunque digan que sí. Si una empresa decide no trabajar con el proveedor de superposiciones, JavaScript desaparece y también lo hacen los «arreglos» acompañantes. Tampoco corrigen los fallos en el código, así que la organización no conoce la causa de los problemas de accesibilidad y le resultará difícil evitar que se repitan una y otra vez. Por eso, idear un diseño inclusivo desde el principio supone una gran ventaja: aprendes a identificar las barreras de accesibilidad y a eliminarlas; y luego puedes compartir los conocimientos con tus equipos. Es una oportunidad de aprendizaje para toda la organización.

Deorative image

 

¿Cómo se puede arreglar lo que no se puede detectar?

Yo uso un lector de pantalla y me parece que esas superposiciones de accesibilidad no suelen hacer lo que afirman. Por ejemplo, encuentro a menudo gráficos y botones sin etiquetar en sitios que tienen superposiciones y que se supone que cumplen al 100 % con las WCAG 2.1. No me sorprende porque las superposiciones, al ser herramientas automáticas, solo detecten aproximadamente el 30 % de los errores de un sitio web.

Las superposiciones son una solución superficial que no consigue mejoras de accesibilidad significativas.

Las desventajas de las superposiciones de accesibilidad son bien conocidas en su sector: solo se puede encontrar y corregir automáticamente el 30 % de las barreras de accesibilidad que se producen en un sitio web. Eso significa que el 70 % de los problemas relacionados con las WCAG pasan desapercibidos, y es preciso hacer pruebas manuales para remediarlos. Algunos proveedores señalan que permiten realizar pruebas y correcciones manuales, pero las correcciones solo se aplican a la capa de superposición, no al código fuente subyacente:

  • Campos de formularios sin etiquetar o mal etiquetados
  • Zoom inhabilitado
  • Anchura mínima
  • Uso de tablas de diseño
  • Enlaces de texto ancla ambiguos
  • Imágenes de texto
  • Orden de enfoque
  • Texto alternativo
  • Enlaces que faltan
  • Lenguaje mal identificado
  • Subtítulos
  • Orientación de pantalla bloqueada
  • Identificación consistente
  • Uso exclusivo del teclado
  • Trampas de teclado
  • Prevención de errores
  • Sugerencias de errores
  • Estructura de encabezado incorrecta

Las superposiciones no consiguen crear una experiencia de usuario igualitaria

Otro problema que tengo con las superposiciones es que ofrecen una experiencia «distinta pero igualitaria» a los usuarios con discapacidades. JavaScript cambia el sitio web para los usuarios con discapacidades de un modo que crea una experiencia de usuario diferente. Yo, que estoy totalmente ciego y uso lectores pantalla, te puedo decir que no quiero una experiencia «distinta pero igualitaria». Lo que quiero es poder navegar por un sitio web sin que lo hayan alterado, al igual que mis compañeros no discapacitados.

Sitios web «accesibles» alternativos

Las soluciones de superposición suelen tener un botón de enlace a un sitio web independiente que afirma ofrecer una experiencia igualitaria y accesible. En la práctica, esos sitios web accesibles ofrecen una navegación, unas características y un contenido reducidos, lo que crea una experiencia verdaderamente distinta y diferente para los usuarios con discapacidades. Eso va en contra de la intención principal de la ADA de crear una experiencia plena y equitativa (fuente: Accessibility.Works).

Image ALT text: Illustration of two coffee machines next to each other. One is fully automatic and new with the sign “primary website”, the other one is a standard, traditional model labelled “alternate accessible website”.

Superposiciones y privacidad de datos

Otro problema que existe con las superposiciones es la privacidad. De algún modo, estas superposiciones parecen saber que soy un usuario de lector de pantalla. La mayoría vienen con el atajo de teclado para acceder a los menús especiales de accesibilidad, y para mí eso es un problema. Si las superposiciones son capaces de saber que utilizo ayuda técnica, ¿informan a la empresa de que tengo una discapacidad? Aunque no creo que sea el caso, no estoy seguro: otro motivo por el que no recomiendo estos productos de accesibilidad.

Las superposiciones no protegen frente a demandas

Las superposiciones tampoco ofrecen inmunidad frente a acciones legales, aunque declaren que cumplen al 100 % con las WCAG 2.1. Varias empresas que las utilizan se han visto envueltas en denuncias o demandas por accesibilidad. Además, las compañías demandadas se han encontrado con que las empresas que producen las superposiciones no cubren los costes derivados de las acciones legales.

¿Sirven en algún caso las superposiciones de accesibilidad?

Las superposiciones podrían ser útiles si se implementaran como un arreglo a corto plazo, con la firme intención de solucionar los problemas de código del sitio web lo antes posible. Aunque esto podría ser aceptable, me iré de él si tiene un menú de accesibilidad y visitaré otro de la competencia. Si otros clientes con discapacidades piensan igual, las empresas o instituciones financieras podrían verse afectadas negativamente.

Resumiendo, vuelve a confirmarse el viejo refrán de que «si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea». En mi opinión, las superposiciones de accesibilidad deberían evitarse a toda costa.

 

¿No sabes por dónde empezar con la accesibilidad?

Si la accesibilidad digital te parece compleja, puedas comenzar por obtener una visión general de la situación en que se encuentra tu sitio. Utiliza nuestro Website Accessibility Checker gratuito para saber qué estás haciendo bien y qué puedes mejorar.