Rediseñar tu sitio web puede ser como caminar por un campo de minas en términos de optimización de motores de búsqueda. En el peor de los casos, podrías perder tu posicionamiento en los motores de búsqueda y tener que empezar de cero. Afortunadamente, esto no tiene que suceder, si haces la transición de la manera correcta. El diseño web y el SEO deben ir de la mano.

Aunque los usuarios humanos sean siempre, por supuesto, tu mayor prioridad, es importante recordar que los motores de búsqueda son también una parte clave de la audiencia objetivo de tu sitio web. Facilita a los motores de búsqueda el reconocer los cambios que has realizado, incluidos el dominio, la estructura del sitio, los enlaces, etc. La planificación del SEO y prestar atención al principio del proceso, aumentan las posibilidades de completar la transición sin caer en los resultados de la búsqueda. Puede que incluso salgas ganando.

Ten en cuenta estos nueve factores para mantener un alto posicionamiento en los motores de búsqueda, incluso durante un rediseño.

  1. Redirige

Si su nuevo sitio web implica un nuevo conjunto de URLs, las redirecciones 301 son imprescindibles. Las redirecciones 301 informan a los motores de búsqueda de que el contenido se ha movido permanentemente a una nueva ubicación. De esta manera, los motores de búsqueda saben que las nuevas páginas tienen el mismo contenido o similar, y que es seguro asignar el posicionamiento existente a la nueva página. Incluso en el caso de si sólo se ha cambiado la extensión, como cambiar "example.com/default.html" por "example.com/default.aspx". 

Es vital que cada página del antiguo sitio web esté configurada con su propia redirección 301, tanto para fines de SEO, como para evitar que tus visitantes se topen con enlaces rotos. Algunos propietarios de webs intentan ahorrar trabajo estableciendo una redirección general que conecta todas las páginas antiguas a la página principal del nuevo sitio web, pero esto resultará un incordio, tanto para los usuarios, como para los motores de búsqueda. Si no es posible hacer una a una las redirecciones de las páginas antiguas a las nuevas, al menos, debe hacer que las páginas antiguas apunten a una nueva página con contenido similar. Si no es posible hacerlo automáticamente, porque tengas demasiadas páginas para redirigir manualmente, por lo menos, asegúrate de hacer las redirecciones 301 de tus páginas más importantes y más visitadas.

  1. Cambio de dominios

Si la transición del sitio web antiguo al nuevo incluye un cambio de nombre de dominio, considera dividir el proceso en dos pasos distintos. Primero, mueve el sitio web antiguo al nuevo dominio, configurando las redirecciones 301 para cada página de forma individual. Una vez hecho esto, ejecuta el nuevo sitio web en el nuevo dominio y comprueba que las redirecciones sean correctas. Esto minimizará el riesgo de que algo salga mal durante el proceso.

  1. Backlinks (enlaces de retroceso)

Recopila las estadísticas de los enlaces de referencia a tu sitio web (backlinks) e identifica los más populares. Esta información se puede obtener fácilmente con una herramienta de análisis SEO, como Siteimprove SEO. Lo ideal es ponerse en contacto con los propietarios de todas las webs de referencia y pedirles que cambien el enlace para que redirija a la página nueva, pero esto es prácticamente imposible. En lugar de eso, trata de contactar con los propietarios de los backlinks más populares para que los cambien. A continuación, asegúrate de que las páginas a las que enlazan el resto de los backlinks estén correctamente redirigidas.

  1. Títulos de las páginas y metadescripciones

Asegúrate de que todas las páginas de la nueva página web tengan títulos de página y metadescripciones. Puedes transferirlos desde la web antigua - si ¡y solo si! - son únicos y descriptivos del contenido de la página. Si los títulos y las descripciones no están a la altura, un rediseño es una gran oportunidad para centrarse en la creación de contenido meta que sea más fácil de encontrar por los motores de búsqueda.

  1. Mapa del sitio

Cuando lances tu nueva página web, es una buena idea tener configurados dos mapas de sitio completos: un mapa de sitio HTML para usuarios y motores de búsqueda, y un mapa de sitio XML exclusivo para motores de búsqueda. Un mapa de sitio XML ayuda a los motores de búsqueda a rastrear e indexar tu web más rápido. Puede enviar un mapa XML a motores de búsqueda, como Google o Bing, a través de sus herramientas webmaster.

  1. 404 Página no encontrada

Aunque pretendas que el menor número posible de visitantes la vean, una página de error 404 manejable, tanto para los usuarios, como para los motores de búsqueda, es un elemento importante. Incluso si has creado redirecciones 301 para todo el contenido de tu antigua página web, lo más probable es que los usuarios encuentren enlaces rotos de vez en cuando. Una buena página 404 ayudará a los usuarios y a los motores de búsqueda a volver al buen camino de una manera fácil a través de enlaces útiles, un cuadro de búsqueda o, al menos, una redirección a la página principal. También es una buena idea mantener el menú del sitio web en la página 404 para aumentar la usabilidad.

Además de tener una página 404 de uso fácil, también es importante asegurarse de que la página realmente devuelva el código HTTP 404 para que los motores de búsqueda se den cuenta de que siguieron un enlace roto. También debes asegurarte de que tienes seguimiento en tu página 404, para que puedas identificar las cabeceras HTTP y arreglar los enlaces rotos. Si no tienes cuidado, podrías terminar teniendo la página 404 como una de las más visitadas de tu nuevo sitio web.

  1. Robots.txt

Revisa y actualiza tu archivo robots.txt si tenías uno en tu antigua página web. El archivo robots.txt se utiliza para informar a los motores de búsqueda sobre las páginas que no deseas que sean rastreadas y/o indexadas. Esto debe ser actualizado para que coincida con tu nueva estructura URL.

También es importante que te asegures de que no se rastreen los sitios web de desarrollo o de prueba, ya que esto puede dar lugar a problemas de contenido duplicado. En ese caso, es una buena idea usar robots.txt para bloquear los motores de búsqueda y, al mismo tiempo, añadir protección de contraseña como un nivel extra de seguridad.

  1. Evitar enlaces rotos

Utiliza una herramienta de control de calidad como Siteimprove Quality Assurance para asegurarte de que no haya enlaces rotos en la web. Aunque hayas configurado redirecciones 301 para todo tu contenido antiguo, pueden surgir problemas, especialmente, si algunas de las páginas antiguas utilizan URLs absolutas en los enlaces, en lugar de URLs relativas (por ejemplo, "example.com/users/foo.aspx" vs. "/users/foo.aspx").

  1. Período de transición

 Por último, pero no por ello menos importante, si has cambiado el nombre de tu dominio, Google recomienda que mantengas el nombre del dominio antiguo con las redirecciones 301, al menos, 180 días como periodo de transición mediante la herramienta de cambio de dirección. Esto da a los robots de Google tiempo suficiente para rastrear e indexar todas tus nuevas páginas.   

Si sigues estos sencillos nueve consejos, disminuirás el riesgo de que tu sitio web desaparezca de los posicionamientos de búsqueda durante la transición. Procura enfocar la optimización de motores de búsqueda como parte de la fase de lluvia de ideas y diseño cuando inicies tu nuevo proyecto de página web. El plan es terminar con un nuevo sitio web brillante, luego ¿por qué no hacerlo para que los motores de búsqueda lo encuentren fácilmente desde el principio?